Sierra de Gredos I (Almanzor y Galana)

Sierra de Gredos. Subida al Almanzor y a la Galana
18-20 de Julio de 2017

En esta ocasión, y por primera vez, hemos hecho una salida fuera del ámbito andaluz. El objetivo inicial era coronar el pico Almanzor, el más alto de la Sierra de Gredos, con 2.592 m. También íbamos con intención de coronar varios picos más y salir por las Cinco Lagunas hacia Navalperal de Tormes, lugar de inicio y fin de la excursión. Pero dada la dificultad del terreno cambiamos algunas cosas.

Os contamos:

Salimos el día 18 desde Navalperal de Tormes, a las 2 de la tarde, para ir remontando la Garganta de Gredos y cruzar el puente de Roncesvalles y llegar hasta el refugio de Reguero Llano, junto a la Plataforma de Gredos. Desde la Plataforma ya sólo queda una pequeña subida hasta el Refugio del Rey, donde hicimos noche. Fueron unos 16 km de subida, que debido a la hora y al calor fueron algo sofocantes. A las 7 de la tarde ya estábamos acampados. Fué en este refugio donde nos encontramos con otros dos montañeros, que también echaron la noche, y que fueron nuestra «luz en la oscuridad» de Gredos… Tras charlar un rato con ellos, Jose Manuel y Alberto se llamaban, nos animaron a que siguiéramos la cresta que va desde el Morezón (que estábamos muy cerca) hasta Los 3 hermanitos, el Almanzor y la Galana, todo por la divisoria. Convencidos de ello nos retiramos a descansar, pues el día siguiente era el día de coronar todos los picos que pudiéramos.

Con las primeras luces del alba nos levantamos, cogimos agua de una pequeña fuente junto al Refugio del Rey y subimos al Morezón. Esta parte sin ninguna dificultad. A partir de aquí comenzó la cosa a ponerse complicada. Siguiendo la cuerda llegamos a un punto con un salto de unos 6 metros… fué imposible seguir sin arriesgarse a un accidente grave, de hecho nos contaban Jose y Alberto, la noche antes, que Gredos es la sierra española más accidentada. No es de extrañar viendo el tipo de terreno. Apenas hay verdas, es todo roca granítica, eso sí con muchos hitos que te orientan. En este punto decidimos dar la vuelta y bajar a la Laguna Grande y Refugio de Elola (era nuestro recorrido inicialmente planeado).

En el Refugio de Elola pudimos tomar una cervecita fresquita, a precio Almanzor. Una vez refrescados por dentro comenzamos a subir al Almanzor. Se inicia la subida desde una vereda señalizada que hay detrás del Refugio. Y no se deja de ascender, en dura subida, hasta  el collado. Una vez en el collado debemos entrarle al Pico Almanzor por la parte de atrás, sorteando un par de pasos un poco peligrosos. En uno de estos pasos no lo veíamos claro y nos dimos la vuelta. Pero una voz desde lo alto del Almanzor gritó: «Granaínos!!!! que es por ahí!!!». «¿¿¿¿Por ahí???? ¿Estás loco?«, le contestamos. «Sí por ahí, agarraros bien, que tan sólo es un paso tonto que se pasa sin más«, nos volvió a contestar la voz. Eran Alberto y Jose, que nos estaban esperando en lo alto. Cruzamos el paso, soltamos las mochilas junto a las suyas y seguimos el último tramo trepando siguiendo sus indicaciones. Es muy recomendable soltar las mochilas. La cima del Almanzor es muy estrecha, apenas caben 3 personas.

Las vistas desde la cima eran impresionantes, a pesar de alguna nube que se nos coló. Impresionante. La bajada hay que hacerla con mucha precaución, pues hay que destrepar.

A partir de aquí continuamos todo el día con nuestros amigos montañeros. Gracias a ellos y a su experiencia pudimos llegar hasta otro pico, La Galana, de igual o mayor dificultad que el Almanzor, pero más impresionante que el primero. La Galana es el segundo pico en altitud de la Sierra de Gredos y no era un pico previsto en nuestra agenda. Llegamos a la Galana por la divisoria, cruzando la Portilla de los Cobardes. El acceso a la cima también tiene una trepadita que hay que tomar con precaución. Cualquier caída podría ser fatal.

Para dormir nos aconsejaron hacerlo en el Venteadero, justo debajo de La Galana. Llegados al Venteadero compartimos el almuerzo, vino, pacharán, queso idiazábal, salchichón alpujarremo, … Fantástico el almuerzo y la compañía. Aquí nos despedimos de ellos, ellos bajaron a hacer noche en el Refugio de Elola.

A la mañana siguiente tan sólo nos quedaba bajar por el Gargantón hasta Navalperal de Tormes, unos 16 Km de bajada. Se hizo larga, como todas las bajadas, pero muy bonita en muchos tramos.

Esta sierra de Gredos nos ha sorprendido por la dificultad de este tipo de terreno, al que no estábamos muy acostrumbados. Ha sido muy productiva y pedagógica. Seguro que volvemos para conocer las Cinco Lagunas, que se nos quedó fuera de tiempo.

Esta entrada en la web se la dedicamos a Jose Manuel y a  Alberto (el tío Durruti). Sin ellos no habría sido tan productiva.

Va por vosotros.

 

Gráficas y descargas


 

  Descargar archivo de la ruta

 Galería fotográfica


No se admiten más comentarios