Escarihuelas de Pitres

 Resumen


Escarihuelas de Pitres
26 de Mayo de 2016

 

En esta ocasión hemos seguido un tramo de la ruta Medieval de la Alpujarra (PR-A299), que enlaza Pórtugos con Juviles, pasando por varios pueblos. En nuestra excursión hemos salido desde Mecina-Fondales. Bajamos hacia Mecinilla por la carretera para seguir bajando hacia Fondales. Desde Fondales tomamos dirección Ferreirola, pasando por el barranco del Río Bermejo, con aguas ferruginosas. Una vez en Ferreirola seguimos hacia el este, buscando la salida del pueblo hacia el Barranco del Castañar y la bajada al Río Trevélez.

 

Justo desde el río, junto al puente y al antiguo molino, parten las escarihuelas (el término escarihuelas son voces dialectales que se utilizan, especialmente en territorios discontínuos de la cordillera Penibética pertenecientes al antiguo Reino de Granada y de la Región de Murcia, para designar caminos o veredas muy estrechos y pendientes, construidos en zigzag en laderas de montañas escarpadas, a veces tallando la piedra) de la colada de la Corona, que nos subirán a lo alto, al cortijo de Panjulia. Esta subida puede parecer dura pero es muy asequible, está muy bien zigzagueada y no se hace dura en ningún momento (ver foto del perfil) a pesar de ganar mucho desnivel.

 

A partir del cortijo vamos a seguir por pista forestal un buen rato. Nos encontramos en la loma frente a Sierra Nevada, en la Sierra de Mecina. Desde esta loma pudimos contemplar la Peña de los Papos y el Peñabón, que se sitúan frente a Trevélez. También disfrutamos de la vista de todos los pueblos de la zona: Pitres y Capilerilla, Pórtugos, Mecina-Fondales, Mecinilla, Fondales, Ferrreirola, Atalbéitar y Busquístar.

 

Ya en la pista forestal y en punto kilómetrico 8,5 aprox. hay un desvío a mano derecha que, continuando por carril y más adelante vereda, nos lleva de nuevo hacia el Río Trevélez, a un puente romano, con los restos de otro molino antiguo. Tras cruzar el puente seguimos la vereda hacia la izquierda para buscar una sombra debajo de un gran castaño y poder disfrutar del bocadillo y refresco, bien merecidos.

 

Una vez repuestos los líquidos ya no queda más que subir, vereda arriba, para llegar en poco tiempo al punto de partida y dar por concluido el paseo.

 

A lo  largo del camino hay numerosas fuentes, tanto en los pueblos como por la vereda, exceptuando el tramo de la Sierra de Mecina. Así que casi que no es necesario llevar ni agua.

 

 

Agradecimientos: avhinojosa (wikiloc) y wikipedia

 

Gráficas y descargas


 

 

  Descargar archivo de la ruta

 Galería fotográfica


 

No se admiten más comentarios