Sierra del Chaparral

Sierra del Chaparral
27 de Febrero de 2016

Me atrevo a llamarlo «Integral» porque recorrimos, prácticamente, la totalidad de la cuerda del Jaral, hasta el último pico.
Es una excursión larga, casi 22 Km, en la que, partiendo de Ítrabo, se sube por carril hasta La Guindalera y de aquí hasta el final de la cuerda del Jaral para después bajar al carril que hay encima de Mólvízar y volver al Ítrabo alternando carril y vereda.

Partimos de la entrada de Ítrabo a las 9 de la mañana, con un día muy frío. Comenzamos a subir, cruzando el pueblo. En la subida pasamos por el nacimiento del río Ítrabo (a unos 3 Km de la salida) y su zona recreativa, con mesas y bancos de piedra. Rápidamente íbamos ganando altitud, al tiempo que el viento y la nieve nos daba de frente.
El punto más alto de la excursión, con 1037 m. es La Guindalera, a 6 Km desde la salida. A partir de este momento seguimos el trayecto por la cuerda, primero por carril y más adelante por una vereda muy bonita, hecha de piedra, que nos lleva por la cara sur de la Cuerda del Jaral y que seguimos hasta el momento en que comienza a bajar, en el Km 10. A partir de aquí abandonamos la vereda para poder hacer cima en el resto de picos de la cuerda y llegar al último, que es el objetivo de esta excursión.

Para llegar al último pico hay que ir campo a través, atravesando casi 1 Km de monte bajo, con mucha aulaga, por ello es recomendable llevar polainas y protegerse de multitud de picorosos pinchazos. Este último trecho tiene pasos un poco peligrosos, estrechos, en los que, si pierdes el equilibrio, puedes caer al vacío casi 20 m. por el lado norte de la cuerda, o caída de 3-4 metros por el lado sur. Mucha precaución.

Llegamos al último pico después de unos 11 Km y 4 horas de camino (paraditas incluídas y recomendables). El lugar es fantástico, espectacular. Vemos la costa, Salobreña, Motril, Sierra Lújar, Órgiva, Vélez de Benaudalla, Los Guájares con el Giralda al fondo, la Maroma y la costa malagueña. Ha merecido la pena.

Nuestra intención era volver sobre nuestros pasos. Pero un cazador, con el que nos cruzamos, nos recomendó bajar hasta el carril de Molvízar por la misma loma del último pico y, una vez en el carril, sueguirlo hasta llegar a Ítrabo. La idea parecía buena. Decidimos hacerle caso y comenzamos a bajar en línea recta. Error…. La bajada al carril es corta en distancia pero debido a lo frondoso de los matojos, aulagas, romeros, etc… se nos hizo muy larga y penosa, penosísima. Al final llegamos al carril pero nos llevó mucho tiempo, esfuerzo y acabamos con pinchazos de aulagas hasta el cuello.
Más recomendable, para futuras expediciones, es volver hacia atrás por la cuerda hasta el punto en que abandonamos la vereda y bajar al carril por esta vereda, que nos lleva hasta el Mirador de Molvízar.

La vuelta hacia Ítrabo se alterna por carril y vereda. Como siempre, la parte de la vereda es mucho más interesante y recomendable. Hay un tramo de vereda que nos lleva hasta el nacimiento del río Molvízar, con su zona de mesas y bancos de hormigón y una fuente de piedra (Ver fotos).

Casi llegando a Ítrabo hay que cruzar un pequeño barranco. Cuando estemos en el fondo del barranco veremos el antiguo molino, ya abandonado. Tenemos que rodearlo por detrás, por la derecha, para llegar hasta una rampa, con un arco de piedra, que nos subirá hasta el final de esta aventura.

Es una excursión que merece la pena.

Gráficas y descargas


 

  Descargar archivo de la ruta

 Galería fotográfica


 

No se admiten más comentarios